El mercado de la música clásica crece por segundo año consecutivo

La SGAE presenta su Anuario 2017 en el que analiza los números de la música clásica

  • Por la crecida de los números, parece evidente que el mercado de la música clásica está volviendo a activarse

  • En 2016 han asistido 4.680.019 personas a conciertos de música clásica, casi 300.000 más que en 2014

Escucha el análisis de estos datos a partir del min. 20:

Los números de la música clásica dibujan una línea creciente que se podría abordar cierto optimismo.

Son datos del Anuario SGAE, un documento importante que año a año elabora la Sociedad General de Autores y Editores de España y que refleja los datos en números del consumo de las distintas artes y de la cultura.

El documento comienza con una introducción de Rosa Solá, profesora de música y crítica musical, en un tono crítico a pesar de los posibles brotes vertes. Expone que, a pesar de los intentos de búsqueda de soluciones, sigue habiendo muchos problemas que lastran la mejora de la clásica en nuestro país. Entre ellos destaca la vigencia de la LOMCE – desglosa y analiza cómo los alumnos no se cruzan con la música si no quieren; el problema del IVA Cultural, que a pesar de haber bajado, ha sido un peso en el precio de las entradas;  el Pirateo, ya que alrededor de un 90% de la música consumida es pirateada, y la NO implantación de la Ley de Mecenazgo, la siempre prometida Ley que nunca se lleva a cabo, hecho que no ayuda a apoyar a proyectos con dinero privado por no obtener los mecenas grandes beneficios fiscales.

  • DATOS de crecimiento (2011-2016):

Se analizan los datos de los 5 últimos años, aunque la caída viene desde antes de 2007. En todos los datos se observa un punto de inflexión en el año 2014 (marcado en rojo), y una crecida hasta el año 2016 (marcado en azul):

Número de conciertos: 15.398 – 15.017 – 14.522 – 14.400 – 14.636 – 14.972

Asistentes a conciertos: 4.843.211 – 4.733.138 – 4.537.804 – 4.399.605 – 4.532.354 – 4.680.019. Podríamos observar, atendiendo a los datos del Anuario, que este descenso no tendría que ver directamente con la crisis económica que vivió España paralelamente, ya que el número decreciente de asistentes también afecta a los conciertos de entrada gratuita.

Recaudación: 39.073.711€ – 38.304.713€ – 37.479.573€ – 36.027.536€ – 38.001.213€ – 39.604.110€. Este es uno de los datos con crecida más pronunciada, pues en 2016 se han recaudado 3 millones y medio de euros más que 2014, 2,5 menos que 2011.

Conciertos de pago: Sube la proporción de conciertos de pago (30,8-34,2%) y bajan en la misma proporción los gratuitos

Precio: Hoy, el precio medio de una entrada es de 14,97€. En 2007 era de 18,57€, en 2014 llegó a su mínimo, 14,40€;

Recintos: Baja el número de recintos en uso año a año, aunque esto quizá en España no sea un problema por la cantidad de auditorios, salas culturales y espacios de los que disponemos para la realización de conciertos.

  • Otros datos (2016)

El 50,6% son conciertos de Cámara y Solistas. El 20,6% (⅕) son de Bandas y Rondallas, por encima del 16,3% de Sinfónica, y el 12,5% de Música Coral,

A los conciertos asisten una media de 312,6 personas, en crecimiento desde 2014. La mayor afluencia permanece en la música sinfónica, con 662,8 espectadores de media.

La Comunidad Autónoma con más conciertos es la Valenciana, y esto puede ser previsible por la inclusión de la clasificación de conciertos de Banda. La Comunidad Autónoma que menos conciertos celebra es la de Ceuta y Melilla, con tan solo 13 conciertos en todo 2016. No obstante, se podría considerar una gran evolución (2011-2016): 2 – 2 – 0 – 3 – 7 – 13

Un 11,5% se celebran al aire libre, aunque esta es otra cifra que va disminuyendo año a año.

  • CONCLUSIONES:

No podemos relacionar directamente la crisis económica con la crisis de la música clásica, ya que como comentábamos, en las épocas de crisis también disminuyó la asistencia a conciertos gratuitos. Por la crecida de los números, parece evidente que el mercado de la música clásica está volviendo a activarse. Después de casi 10 años de bajada, se encadenan dos años de subida, en lo que podría ser una tendencia para los próximos años. Tendremos que esperar al Anuario 2018 para confirmarlo.

En definitiva: la música clásica puede mirar con optimismo al futuro si se sigue trabajando en la línea en la que se está haciendo en los últimos años: divulgación, difusión, acercamiento de la música, nuevos proyectos. Para que esta mejora culminase, se necesitarían resolver los problemas que se presentaban al comienzo de este artículo, especialmente el relacionado con la presencia de la música en la educación.

Sin comentarios

¿Te gustaría comentar esto?: