Cuestión de minorías

Escúchalo aquí:

OPINIÓN // Por Mario Mora

Ayer escuchaba en una entrevista cómo un tatuador se quejaba de que en España, al parecer, hay unas leyes que no permiten utilizar ciertas tintas en los tatuajes. A mí, que ni se me conoce tatuaje ni ganas de tener uno, me interesó aquel relato. Al parecer, es algún tipo de ley absurda que no permite utilizar ciertos tintes que sí se utilizan en resto del mundo. Hablaba de cómo se han movilizado, se han manifestado, han creado campañas, y nadie les ha hecho caso.

img_0057

En ese momento es inevitable realizar una comparativa. ¿Será más grande el mundo del tatuaje o el de la música clásica? A estas horas en la Gran Vía gente con tatuajes hay, seguro. Gente que acuda regularmente a conciertos… bueno, esperemos que también. Aunque les saquen unos pocos años.

A veces es triste pensar lo difícil que es en un país como este que las minorías hagan ruido. En un mundo dirigido por agenda setting, dominado por los medios, en el que las grandes constelaciones temáticas (Cataluña, corrupción, terrorismo, deporte) abarcan el calendario reservando sitio con antelación y dejando a las pequeñas estrellas (educación, cultura, sociedad) al borde de la desaparición. Y no es más que el reflejo de una orden de prioridades que ataca por igual la política, a las preferencias sociales y al tiempo que dedican los medios de comunicación a los primeros temas en detrimento de los segundos.

Por eso, cuando los músicos nos movemos en masa, creamos campañas, rechazamos las políticas, pedimos que se cobren los conciertos, que se dé importancia a la música en los programas políticos, que sea enseñanza obligatoria, cuando pedimos, y pedimos, con todas nuestras fuerzas… ¿nos está escuchando alguien?

Parece difícil pensar que sí. Parece difícil imaginar que algún día la noticia de ese colegio que apuesta por las artes y descubre cómo mejoran los resultados en ciencias y humanidades sea de un colegio español. Por ahora, y en lo que respecta a este tema, tendremos que seguir mirando con envidia a otros países.

 

Sin comentarios

¿Te gustaría comentar esto?: