Jordi Savall y el independentismo

Escúchalo aquí:

(imagen: Molina Visuals)
OPINIÓN // Por Mario Mora

(Vaya por delante que cada uno diga, piense, opine o sienta lo que quiera)

Hace algo más de un año tuve la suerte de compartir un crucero alrededor de las islas británicas con ingleses de pura cepa, de estos british british, de los de bacon, salchicha, huevos y saludo a la reina cada mañana. Justo estaba el Brexit en momento de ebullición, y allí solo había una línea de pensamiento: salirse de Europa era lo mejor.

img_0057

Podías entender, viendo la trayectoria de los que llenaban aquel barco, aquella manera de pensar. Fundamentalmente porque eran Británicos dando vueltas a sus propias islas, muchos de ellos confesos consumidores de turismo exclusivamente de su país. Es normal que gente que quizá, por las razones que sean, no han salido de su tierra, piense que ésta es la mejor y que preferiblemente estar solos que mal acompañados.

El sentimiento nacionalista puede estar ligado a la falta de conocimiento de otras culturas, a la falta de admiración de otros lugares, otras lenguas u otras formas de vivir. Por eso, es muy extraño cómo un artista como Jordi Savall, que se recorre día sí día no el mundo entero con su música, no tuviese otra cosa que hacer el 1 de octubre que estar proclamando a los cuatro vientos libertad, democracia e independencia. Allí dio la cara ante medios extranjeros, como France 24, y allí mismo defendió que los españoles no respetamos a los catalanes porque no entendemos que hablen otra lengua o tengan otra cultura.

El mismo Jordi Savall que renunció en 2014 al Premio Nacional de música. El mismo que ha enfadado con sus declaraciones a artistas como Roberto Gini, que le apeló: “No, esta vez no. Te presentas al mundo desde la cima de tus agencias tentaculares como el hombre de los grandes valores artísticos, mientras que eres tú, querido Jordi, uno de los artífices de la decadencia que pretendes denunciar”.

Es una pena que un grandísimo músico consiga que, de lo último que hablemos de él, sea de sus fantásticas interpretaciones.

 

Sin comentarios

¿Te gustaría comentar esto?: